¿Quieres que tu hijo te odie?

Si eres padre y por alguna extraña e inexplicable razón quieres gastarle una broma totalmente cruel e innecesaria a tu hijo para que te odie de por vida, hoy te traigo un vídeo que te puede dar alguna idea. Básicamente se trata de comprar una Xbox 360, sacarla de la caja, llenar la caja de ropa (si son calcetines o calzoncillos, mejor) y envolverlo todo con un bonito papel de regalo. Eso es lo que le hicieron a este pobre chiquillo, que pasó de la felicidad más absoluta a una profunda depresión en cuestión de segundos. Parece ser que luego le dieron la consola Todavía no se sabe con certeza si se la dieron al final o no, pero seguro que cuando sea lo suficientemente grande se vengará por la bromita.

(vía: El Blog del Jugón)