En profundidad: “Hotel Dusk: Room 215”

Debido a los azarosos designios del destino, ha caido en manos del staff de ScoreZero una copia americana de Hotel Dusk: Room 215 para Nintendo DS. Ahí van nuestras impresiones:

Sabíamos que era bueno.

Sabíamos que su guión era excelente.

Sabíamos que su estética era impecable.

Lo que no sabíamos es que lo era tanto.

Lo primero que sorprende al meter el cartucho y encender la consola es que el juego se juega con la consola girada 90º, como el Brain Training, cosa que una vez iniciado el juego nos hará pensar que tenemos en nuestras manos la agenda que el protagonista siempre lleva encima y donde apunta todo lo que le ocurre. Cabe destacar una de las opciones más curiosas del juego que es el hecho de que permite el uso del cartucho de vibración, dando más sensación al juego si cabe.

En Hotel Dusk: Room 215 encarnamos el papel de Kyle Hyde, un ex-agente del departamento de policía de Nueva York, que ahora trabaja para una empresa de mensajería. El juego se presenta con un estética muy marcada de los años 80 (época en la que se sitúa) con unos gráficos que mezclan el 3D del los escenarios, totalmente detallados, y el 2D de los personajes, que, a modo de boceto en blanco y negro, están animados y representan todas las acciones que realizan los personajes durante el juego, dotándolos de una expresividad inmensa. La historia mezcla una trama enrevesada en la que ladrones de arte, asesinos, robos de dinero y policías corruptos se ven envueltos de una o otra manera con la única localización del juego y su verdadero personaje principal, el Hotel Dusk.

Hotel DuskEl juego sigue muy de cerca la mecánica del Another Code (de los mismos creadores), así, el manejo no podría resultar más simple: con el stylus en mano manejaremos a Kyle a través de las habitaciones, pasillos y demás zonas del hotel, las cuales están representadas desde una vista aérea, a modo de mapa, en la pantalla táctil (donde moveremos a Kyle Hyde pulsando con el stylus) y desde una vista en primera persona donde veremos todo lo que se supone que el protagonista ve, recreado perfectamente en unos detallados gráficos 3D. Para pasar a investigar en profundidad ciertas zonas del escenario, pulsaremos en el icono de la lupa (en la parte inferior de la pantalla táctil) cuando este se ilumine y pasaremos a una vista en primera persona donde pinchando con un doble clic en las distintas partes de interés, Kyle realizará las acciones pertinentes, desde darnos información sobre algo, pasar a un puzle o coger un objeto. Será más o menos similar a la hora de abrir puertas o hablar con algún personaje, simplemente en vez de pulsar en el botón de la lupa, usaremos el correspondiente. Sólo existe una pequeña pega con el sistema de control, ya que la mecánica de el doble clic a veces hace difícil la tarea de clickear en los objetos muy pequeños, sobretodo si la pantalla táctil no está bien calibrada.

La calidad del juego y su depurada historia, añadida a la expresividad y la naturalidad que le otorga a los personajes el acabado y esa estética tan genial, donde no desentonan ninguno de los elementos (tanto de los menús como del juego) hacen de Hotel Dusk: Room 215 una aventura gráfica excepcional. En definitiva, es una compra obligada, que enganchará incluso a los nuevos en el género. Sólo queda decir que, desde el punto de vista de un humilde servidor, este juego supera con creces al Another Code, tanto en acabado y guión, como en duración. Es una pena que aún nos quede esperar un poco para verlo traducido a nuestro idioma (concretamente su fecha de salida es el 13 de Abril ^^).

Para más información y un video visitad el anterior posteo en este mismo blog, o la página oficial del juego (en inglés).