Wii Music es un fracaso, y te contamos porqué

wii_music_ex

Ya hace algunas semanas que en la red se comenta la decepción de Nintendo al respecto de las ventas de Wii Music, pero nadie dice abiertamente el porqué de este posible fracaso, como si la gran N no se equivocase y sus ventas fueran el reflejo de que la compañía está guiada por la mano de Diós y a la vez, se tuviese pánico a los trolls y fanboys de los foros por expresar lo que posiblemente sea un sentimiento común y que todo el mundo calla. Ante todo, dignidad caballeros, dignidad.

Así que vamos a hablar clarito sobre este esperpento que es Wii Music porque amigos, aunque no os lo creáis, todos tenemos un Wii Music en casa, como también tenemos vergüenza, y padecemos la idem ajena.

Para hacer un buen Wii Music solo necesitamos dos elementos: cualquier aparatejo que escupa emepetreses musicales y un boli, o pala de playa o tenedor; total, podemos hacer música con cualquier objeto gracias a Wii Music. Y mientras las alegres melodías atronan, basta con simular mediante el objeto-instrumento que somos nosotros los que hacemos música. Y yastá, ya tenemos Wii Music.

Y es entonces cuando vemos de refilón en el cristal de la ventana o más patético aún, en un espejo, nuestra imagen ofreciendo el más lamentable de los espectáculos. Ese es el modo verguenza. Pero amigos, el poder de Wii Music llega hasta el punto de que este espectáculo puede ser perpetrado por nuestros semejantes y de esta forma, podemos conseguir que al son de la música, tengamos a nuestros amigos, armados con cucharas, lamparas de pié e incluso extintores, acompañándonos mientras llevamos el más espantoso de los ridículos colectivos hasta el infinito y más allá. Y en ese preciso instante, observamos como nuestro familiar, ese que tiene el don de la oportunidad, como está en la puerta con los brazos en jarras y con la gota manga detrás de la cabeza con cara de que carajo estáis haciendo. Y ese, es el modo vergüenza ajena.

Casi todos los juegos musicales vienen acompañados de algún periférico que tocar; algún periférico cuyos botones al ser pulsados tienen una reacción en la mecánica del juego. Un periférico que, en Wii Music, no viene. Y no viene, porque en teoría el Wii mando hace las veces de instrumento de viento que soplamos, de percusión con el que golpear, etc. No importa lo que hagamos, porque a pesar de que musicalmente hablando cambios haberlos haylos, las melodías prefijadas lo único que hacen es cambiar el tono de la pieza a partir de nuestro movimiento, pero la canción sigue adelante; se puede literalmente destrozar la partitura, pero esta prosigue y aquí no ha pasado nada.

Wii Music no tiene nada de videojuego; no es que se trate de una consecución de pautas prefijadas, es que simplemente no hay nada que hacer en el título; ninguna acción del usuario tiene una reacción y/o consecuencia en el juego; no hay competitividad, no hay reto, no hay camino ni objetivo. Pero ey, tal vez el motivo de Wii Music sea el de divertir y entretener simplemente. Pues bien; si este es el caso, hay otras muchas vías de entretener y divertir en el mundo de los juegos casuales, sin hacer el más espantoso de los ridículos ni pasar vergüenza ajena.

Ir arriba